Historia

 

La tradición y la sabiduría de un pueblo

 

Las tradiciones y la sabiduria de este pueblo constituyen en sí mismas una enorme atracción para los amantes de lo auténtico. Las festividades locales componen la forma lúdica de conocer la cultura popular de Las Tirajanas. En ellas tienen lugar encuentros de música y danzas folklóricas, exhibiciones de deportes autóctonos, degustación de productos de la tierra y manifestaciones de las tradiciones religiosas y populares del municipio. Destacan las fiestas populares como la de Santiago Apóstol y San Bartolomé en la capital del municipio “Tunte”, la de carácter agricola como la del Albaricoque en el caserio de Fataga, o la del Aparcero, en Aldea Blanca. No pueden faltar la de la Santisima Trinidad del Tablero, San Fernando en Maspalomas, o las de Santa Agueda en El Pajar, y la de San Miguel en Castillo de Romeral.

 

Para los amantes de lo auténtico

 

Danzas populares y trajes típicos se dan cita en las tradicionales romerías, que con motivo de la finalización de las tareas agrícolas o pesqueras, en el caso de la costa, se celebran por todo el municipio. Los grupos locales, ataviados con sus mejores galas, interpretan el mejor folclore canario: isas, folias, seguidillas, malagueñas, arroró y cantos de desafío entre las variantes existentes. La música folclórica canaria ha despertado mucho interés como tema cultural y también como símbolo de identidad; escuchar uno de los cantos más alegres y parranderos de las Islas, como es la “isa” que se suele cantar en romerías y tenderetes, o sentir una folía que más que un canto es la exteriorización de unos sentimientos, hará que te enamores de esta tierra.

 

En Gran Canaria los oficios tradicionales son históricos, llegan con la conquista, se adaptan durante el proceso de colonización y casi no evolucionan tecnológicamente, en los 500 años de historia que han tenido hasta la actualidad. Esto les da unas características muy especiales ya que a pesar de ser importados logran un fuerte arraigo y se presagian en la actualidad como parte de la cultura canaria.

 

En los trabajos artesanos, el pueblo canario se adapto a sus recursos y a su mundo cultural. Estos oficios han perdurado gracias a la transmisión del saber entre generaciones. De entre ellos destacamos el calado, un trabajo muy arraigado en la mujer canaria, realizado en telas de hilo o lino. Aplicados a manteles, centros de mesa, blusas, trajes típicos, ropas de cama etc. Una variante muy vistosa de este tipo de artesanía son los encajes, por ejemplo lo de “Macramé” y “Rosetas”.

 

El cuchillo canario, símbolo y orgullo de los agricultores. La peculiaridad de este cuchillo la encontramos en el mango afiligranado, que con diversos y sencillos materiales se logra una pieza de gran colorido y belleza. Los materiales empleados son generalmente metales, madera o cuerno de cabra, que convenientemente torneado, limado y pulido resultan piezas verdaderamente bellas. Complemento indispensable del cuchillo típico canario es la vaina o funda, comúnmente de cuero, que suelen confeccionar muy diestramente los zapateros.

 

Los instrumentos musicales de cuerda, como el timple, instrumento muy popular y de uso muy generalizado en las islas, sobre todo en la interpretación de música folklórica isleña. Se asemeja a una guitarra pequeña, que puede constar de 4 ó 5 cuerdas, de sonido muy alegre.

 

En nuestro municipio recordamos las traperas, mantas hechas con trapos viejos y recortes de tela usada cortada en tiras y unida unas con otras, que pasan a través de un telar. Quedando una labor de vistosos colores. Se producen sobre todo colchas y alfombras.

 

En cuanto a la alfarería o cerámica típica canaria fue desde el tiempo de los aborígenes isleños el principal aspecto de las manufacturas isleñas. Los antiguos pobladores de esta tierra trabajaban el barro con gran maestría, produciendo una hermosa cerámica modelada a mano. Prosiguiéndose su confección después de la conquista empleando casi los mismos materiales y técnicas llegadas de los antepasados. Hoy los objetos artesanales más abundantes construidos en barro y que entran en la cerámica tradicional isleña suelen ser macetas, asaderos, braseros, bandejas, etc. Así mismo, se reproducen objetos prehispánicos con fines meramente decorativos.

 

La cestería de caña, paja o pergamo ( eje de palma), o las mismas hojas de drago justifican la pervivencia de pequeños artesanos motivo de riqueza en variedad y producción de la cestería Canaria de uso cotidiano o de ornamentación: esteras, balayos, expositores, canastillas, joyeros, floreros, …etc.

 

Los Juegos y Deportes Tradicionales son prácticas lúdicas que han ido pasando de generación en generación, de padres a hijos, usando un proceso didáctico sencillo, normalmente de transmisión oral. Algunos de ellos son: Lucha Canaria, Vela Latina, Bola Canaria, Lucha del Garrote, Juego del Palo, Salto del Pastor, Levantamiento de Arado, Arrastre de Ganado, Levantamiento de Piedra, Billarda.